El Pajillero Loco

jueves, agosto 04, 2005

En el metro

Hoy lo he pasado fatal tios. Primer punto, no lleveis nunca pantaloncillos de lino sin gayumbos en el metro por mucho calor que haga. Segundo punto, no sentaros enfrente de un pibón con top semitransparente. Tercer punto, llevar siempre un periódico, aunque sea de esos gratis, por si incumplís los dos puntos anteriores...

Paco lleva proporcionandome revistas guarras desde que tenía 15 años, tiene un kiosco en el centro de esos en los que vende mil publicaciones porno de todo tipo y El pais (no vayais buscando el Hola o el pronto, de eso no hay). Y hacia allí me dirigía para comprar el especial Verano de Playboy, sólo 5 paradas de metro.

Bueno, en mi defensa debo decir que ya iba un poquito estimulao de casa, joder, que nadie sale a pillar el Playboy así en frio, pero el caso es que cuando vi lo que tenía en el asiento de enfrente aquello empezó a crecer sin control (ay, los gayumbos) y se formó un bulto incomodo y ¡visible! por la nenita. Claro, para disimular empece a moverme un poco allí, un poco allá y el bulto a sus anchas, libre bajo el pantalón... alaaa como el badajo de la campana de mi pueblo toloneando contra las piernas, y yo con un pavo horrible que no me atrevía a levantar la vista del escote de la nena y... toloooónnn, tolooooónn.

Por supuesto, la diaria de hoy ha caido en honor al escote de la neni del metro, qué cojones, es lo menos despues de lo mal que me lo ha hecho pasar!!!

miércoles, agosto 03, 2005

Un día de curre

Si amiguetes, el pajillero tiene un curro. Pero no de esos en los que hay que ir disfrazao con un trapo colgando del cuello, no, soy reponedor en un hiper (gabacho, para más señas). La verdad es que el curre da auténtico asco pero por lo menos tengo las manos ocupadas 8 horas y me da pa pagarme la afición... si tios, ya no soy el quinceañero que salía corriendo del Vips con el interviú debajo de la camiseta, ahora me las hago a lo grande ¡viva el Digital+!

Aunque hay días que se dan bien y puedo ahorrarme el canal Playboy... Son esos días en que alguna "maria" te lo alegra, acaba de dejar al niño en la guardería y va a hacer la compra antes de su sesión de aqua-gym. Esas dan gusto colegas, con sus pantaloncitos pirata y zapatos de cuña qqque, quueeee... y ya está, al almacen, planta -1, baños discretos, relaaax... y vuelta a colocar.

Ah, yo que vosotros no compraría hoy melocotones, ayer se acabó el jabón el baño...

domingo, julio 31, 2005

Fiel a la diaria

Llevo sin fallar con ella desde los 14. Día tras día, pase lo que pase cae mi pajilla. Alguno pensará que es mi mejor momento del día... y tiene razón. Como dice Kevin Spacey en American Beauty: "A partir de ahí todo va a peor..."
Pero tengo que reconocer que hay días buenos, en los que hago un montón de hermanitas a la diaria. Por ejemplo, la típica fiesta discotequera con los colegas en la que no voy a pillar una mierda, no nos engañemos, pero si que almaceno en la buchaca cerebral un montón de nenis que, amablemente y sin saberlo, van a ayudarme despues en la tarea...

Que nooo joder, que no es lamentable... es sólo que, que, que soy muy tímido, si, tímido, eso es, porque si quisiera tendría a todas las nenis de la disco haciendo cola para menearme la idem. Pero no lo disfrutaría tanto. Necesito intimidad, alguien de confianza, con experiencia y buen gusto, vamos, yo mismo un auténtico Gourmet del arte de la pajilla.

jueves, julio 28, 2005

Eh, qué pasa!

A ver, que me toca escribir cómo soy, para que me conozcáis un poco. Yo me definiría como un tío normal, con un trabajo normal, con una vida normal... Un tío como los de siempre, no como los metrosexuales, metroemocionales o metrocojones que se han puesto de moda ahora. Pero, ojo, que esto no significa que yo no tenga sentimientos, eh, no os vayáis a pensar... Mira, tío, pa que te hagas una idea de lo sentido que soy, estaba un día con un colega por la calle del Carmen y vi a un hombre sin brazos... Joder, tío, que me puse a llorar y todo... Según iba pensando en que pobrecillo, en cuánto ha tenido que sufrir al quedarse sin brazitos, sin poder trabajar, me iba entrando una cosa por aquí... Que me puse a llorar. Sobre todo al pensar que, sin brazos, cómo se va a hacer ahora las pajillas... Me dio un chungo... Por un momento pensé en echarle una mano... pero luego me arrepentí y le di un billete de 5. Con eso seguro que alguna de la Montera le hace un apaño. Porque es que yo no soy gay. Coño, que no penséis que a mí los gays me caen mal. Ni mucho menos. Pero es que como ahora salen por todas partes, a ver si el pobre hombre sin brazitos va a serlo y, en fin, le gusta que se lo haga yo, que yo soy muy diestro (a veces zurdo, según me dé) en estas artes. A lo que iba, que los gays, pues ¡ole! por ellos. Son mis aliados. Cuantos más existan, mejor pa mí. Porque toco a más tías. La verdad es que tocar tocar, poco... No es que yo sea un tipo feo, que no lo soy... Porque aquí donde me veis yo he tenido un montón de novias. Pero es que... a las tías hay que elegirlas bien... si no, por qué creéis que soy un pajillero loco, ¿por gusto?